PRODUCCIÓN EN TIEMPOS DE CRISIS: BODEGA “FINCA LOMAS BLANCAS” OBTUVO SU COSECHA MÁS IMPORTANTE CON 53 MIL KILOS

Lo confirmó el licenciado Pablo Romero Minitti, propietario de la firma. El vino se proyecta al mercado internacional y sale del Valle de Sanagasta.

Es uno de los anuncios importantes que se logró dar en el sector privado a nivel, en un contexto de crisis económica nacional, pero en el cual, se logra avanzar con una fuerte apuesta que lleva la impronta de la tradición familiar. “La uva ha tenido mucha sanidad y superamos los kilos del año pasado. Hemos tenido un 25 % más que el año pasado, hemos cosechado 53 mil kilos, tenemos la uva torrontés que tienen más de 100 años, Merlot y Malbec”, explicó Romero Minitti durante la entrevista con Fm Ruta 99.7.

“Gracias a Dios, este año logramos procesar toda la vid, lo hicimos en Sanagasta en la bodega, hicimos todo el proceso hasta llegar al producto terminado”, que estaría concluido en los meses de Junio o Julio, explicó.

“Cerramos con el tradicional asado para agradecer a las personas que trabajaron, que fueron un total de 15 que nos dieron una mano enorme, porque la cosecha es un proceso que se realiza a mano”, explicó en referencia a la selección de la vid.

Cabe destacar, que el vino una vez terminado se comercializa bajo el nombre de la “Bodega Fincas Lomas Blancas” y se vende actualmente en Buenos Aires. “Elaboramos vinos seleccionados por nosotros bajo nuestra marca y también vendemos para terceros y el objetivo central es alto, dado que la calidad fue mejorando año tras año, es por ellos que nos enfocamos en el comercio internacional y gracias a Dios, por diferentes técnicas hemos logrado ir superando año tras año la forma de hacerlo y abrir nuevos mercados”.

“Tenemos una bodega boutique y elaboramos de forma anual, buscamos un nicho más selecto y es el que te permite solventar parte de los costos y que te quede un remanente. Buscamos clubes de vino, tiendas especializadas y es el mercado a donde estamos apuntados. Argentina se conoce mucho por el vino Malbec, y me sorprende cuando llevamos el nuestro, al igual que el merlot y la aceptación del torrontés”.

Sobre la apuesta realizada en este contexto de crisis económica, explicó que tornó la situación con ciertas complicaciones “en virtud de que los insumos fueron aumentado. Se terminó con el proceso de molienda y continua para en junio o julio. Tuvimos alrededor de 15 personas trabajando a las cuales quiero agradecer porque participaron de este proceso que es manual y lo hicieron de la mejor manera, aportando a la calidad de nuestros vinos y eso nos parece muy importante”, concluyó.